La Transición a Smart Contracts

Autor: Angie Lorena Carvajal

Octubre 22, 2020
45
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
personas tecnología

El escenario de los contratos se ha caracterizado por ser un espacio presencial que tiene por producto la celebración de un contrato verbal o el de un documento escrito, sin embargo, con la entrada de las Tics y la forzosa transición a la vida virtual producto de la Emergencia Sanitaria. Se hace totalmente necesario hacer uso de la virtualidad, es justamente en este escenario que sale relucir la figura de Smart Contracts que no es una figura nueva, sin embargo ha tomado mayor relevancia con ocasión a la actual situación y con ello surge la necesidad de la transición de los contratos sin importar su naturaleza a la modalidad virtual.

¿Cuáles son las ventajas que ofrece la celebración de Smart Contracts?

1. Celeridad y practicidad a la hora de contratar.
2. No hay lugar a la interpretación: los Smart Contracts se encuentran sujetos a la aceptación de términos y condiciones, de los cuales no se derivar vacíos por lo que no hay lugar a la interpretación ni a la necesidad de acudir a la jurisdicción para que un juez determine cual fue la voluntad de las partes al momento de contratar, circunstancia que va a lograr descongestionar la carga de los despachos judiciales en gran medida.
3. Dinero programable, la naturaleza de los Smart Contracts permite a los contratantes ingresar al mercado de las criptomonedas como sistema de pago y mercancías, que en la actualidad se ha convertido en un activo financiero de alta volatilidad.


¿Cuáles son las posibles desventajas de los Smart Contracts?

1. Incertidumbre jurídica: Con la aplicación de las Tics al escenario contractual, surge la incertidumbre en lo referente a la ejecución y responsabilidad de los contratos y las posibilidades que tienen los contratantes para solicitar su resolución o ejecución forzosa.
2. Mala programación: Pese a que la contratación inteligente se encuentra sujeta a términos y condiciones creados mediante códigos informáticos, es preciso indicar que estos códigos deben ser creados bajo protocolos y contratos que le permitan al sistema generar una estructura de datos y si los mismos no se encuentran debidamente estructurados puede constituirse una falla en el contrato.
3. Modificaciones al contrato: Los Smart Contracts son programas en nube que siempre actúan igual, y permiten almacenar información que no puede ser modificada. Por lo que futuras modificaciones de términos y condiciones o políticas de contratación entre los contratantes son limitadas.


¿Cuáles son las cláusulas de los contratos tradicionales que se deben procurar trasladar a los Smart Contracts?

Hablando de la importancia de las cláusulas en los contratos y las desventajas presentes en los Smart Contracts, es preciso indicar cuales son las cláusulas necesarias que deben ser parte de la estructura de datos de los contratos inteligentes, que permitan subsanar las posibles fallas en la ejecución. Y son las referentes a las cláusulas de responsabilidad de los contratantes, jurisdicción y territorialidad, resolución de controversias, propiedad intelectual, protección de datos, entre otras, que requieren no solo de una transición textual sino de una revisión jurídica para procurar su efectiva aplicación y desarrollo en el escenario virtual.



El enlace ha sido copiado al portapapeles.
45
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.