Una Medida en Favor de la Competitividad

Autor: Juan Pablo Fernández

Mayo 28, 2020
86
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.



En estos tiempos de grandes retos, los agentes (empresas y hogares) necesitan que el gobierno emplee su arsenal de medidas económicas con el fin de evitar el colapso, una caída de la oferta y la demanda más allá de lo evitable, y un muy lento proceso de reactivación. En la promoción y uso nacional de la propiedad intelectual hay una vía para la ampliación de la base de instrumentos que permitan una reactivación sostenida de la economía.

Entre el ramillete de medidas a implementar por las entidades del gobierno nacional, la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, en uso de sus facultades legales podría reducir en una porción considerable -del cincuenta por ciento, por ejemplo-, de las tasas oficiales que cobra por el registro de marcas.

Al año en Colombia se registran 50.000 marcas, más de la mitad por parte de residentes. En el Siglo XXI el stock acumulado de marcas llega a 583.000, aproximadamente. Cuando máximo, del total de las nuevas empresas creadas anualmente (310 mil) solo el seis por ciento registra su marca. Ni la décima parte de las nuevas empresas hacen uso de activos intangibles como las marcas. Y si se revisa el empleo de las patentes los resultados son verdaderamente cortos.

Por el cobro de tasas oficiales por registro marcario, la SIC recibe anualmente 50.000 millones de pesos (veinte por ciento del presupuesto de la entidad). Si la institución, que lo puede hacer sin recurrir a modificaciones de ley, decidiera reducir las tasas sin descuentos a la mitad del valor actual (de 909.500 a 454.750 pesos), les generaría a los usuarios de este frente de la propiedad intelectual un alivio fiscal directo de 22.555 millones de pesos. Y este no sería el único impacto de la medida.

Un reciente estudio del Banco de la República (https://bit.ly/2WRsAIt) señala que el multiplicador del gasto público, que para estos efectos es lo mismo que reducir las tasas oficiales de la SIC, es entre 0,84 y 2,20, cuando está en contracción la economía. La viable decisión le inyectaría este y el próximo año más de 91 mil millones de pesos en liquidez constante y sonante a las empresas. ¡Casi cien mil millones de pesos! Un bálsamo para la caja del tejido empresarial perfectamente asumible por el Presupuesto Nacional y que seguramente, por los efectos en el incentivo al uso de las marcas, se recuperaría en el mediano plazo para el presupuesto de la SIC.

En la última década, el registro de marcas ha crecido a una tasa del nueve por ciento anual aproximadamente, esto a pesar de lo costoso que puede llegar a ser este registro, procedimiento que por temas tecnológicos, economías de escala y la modernización que ha realizado la SIC, goza de costos operacionales a la baja. Comparadas con las tasas que se cobran en América Latina, tanto en valor absoluto como en su peso en el ingreso por habitante, las de Colombia (250 dólares y 3,75 por ciento del PIB per cápita) se encuentran en la parte alta de la pirámide. El país está entre los cinco países más costosos. Bajar las tasas a la mitad llevaría al país al nivel medio bajo de la tabla.

Los efectos multiplicadores de la conveniente medida de reducir las tasas oficiales ─que seguramente la SIC estará abierta a discutir─, inyectaría liquidez a la economía, aliviaría la caja de las empresas y fortalecería sus estados financieros, impulsaría el uso de la propiedad intelectual en el país, y reduciría el costo país. Todos impactos positivos para la competitividad nacional.



El enlace ha sido copiado al portapapeles.
86
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.