Buenas Prácticas de Manufactura en la Industria Alimentaria

Autor: Zuleima Vega Mendoza

Julio 07, 2023
130
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.



Toda empresa que elabore alimentos y bebidas debe estar inscrita ante el Invima y debe contar con su respectivo concepto sanitario que los avale para poder ejercer su labor, adicional a ello deben garantizar que todas aquellas personas que intervienen en la etapa de producción, elaboración y distribución de los alimentos y bebidas cumplen con los requisitos de higiene y manipulación, esto con la finalidad de mitigar los riesgos existentes a la hora de adquirir un producto alimenticio.

En la teoría, aparentemente es claro para los productores y distribuidores de alimentos y bebidas el hecho de contar con "buenas prácticas de manufactura", sin embargo, en la práctica se ha evidenciado que no es un concepto que se tenga claro, lo cual conlleva a que el Invima imponga diferentes sanciones.

¿Qué son las buenas prácticas de manufactura?

Las buenas prácticas de manufactura (BPM) son aquellos principios básicos de higiene y reglas generales que se deben tener en todas las etapas desde la elaboración hasta la distribución de los alimentos y bebidas para consumo humano, los cuales han sido creados con la finalidad de garantizar al consumidor que el producto que adquiere para su consumo cumple con los estándares mínimos de seguridad y calidad.

No obstante, es importante tener presente que dichos principios no solo quedan en papel, es por ello que el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (INVIMA) es el ente encargado de expedir la certificación de buenas prácticas de manufactura, la cual es necesaria a la hora de solicitar un registro sanitario de alimentos y/o bebidas.

¿Qué requisitos debo cumplir para obtener una certificación de BPM?

Para poder obtener la certificación de BPM el solicitante debe estar debidamente inscrito ante el Registro Único Empresarial y Social (RUES), debe realizar el pago de una tasa oficial ante el Invima, la cual deberá ser consultada ante la entidad al momento de realizar el trámite, toda vez que estas tarifas pueden ser modificadas en cualquier momento y debe diligenciar el formato de solicitud habilitado por la entidad, entre otros. Una vez radicada la solicitud y dentro de un plazo prudencial, el Invima fijará una fecha para la visita de inspección en donde verificará que la compañía solicitante cumpla con los requisitos técnicos, entre los cuales, tenemos: que el establecimiento se encuentre alejado de focos de contaminación, que cuente con la iluminación necesaria, ventilación adecuada, que se manejen protocolos de higiene dentro del personal y se cuente con la indumentaria necesaria para la labor, las áreas deberán estar elaboradas en materiales resistentes y de fácil limpieza y deberán estar dotadas con los elementos necesarios para el Higiene. Así mismo se deberá contar con un plan de saneamiento y contar con los procedimientos debidamente documentados.

¿Qué sucede después de la visita del Invima?

Una vez cumplida la visita, el Invima emitirá su concepto sanitario donde podrá concluir que el establecimiento CUMPLE, NO CUMPLE o CUMPLE CONDICIONADO. En los casos en los que la conclusión es un CUMPLE CONDICIONADO se dejará constancia de los hallazgos y se otorgará un plazo prudente para que el establecimiento adopte las medidas correspondientes, si los hallazgos de la visita impactan el funcionamiento y el concepto es un NO CUMPLE el Invima podrá adoptar las medidas sanitarias y respectivas sanciones.

¿Qué sanciones puede imponer el Invima?

El Invima dentro de sus facultades puede imponer amonestaciones, multas, realizar el decomiso de productos, suspender o cancelar la licencia de una empresa e incluso ordenar el sellamiento del establecimiento de forma temporal o definitiva, esto dependerá de la gravedad de la infracción, claramente que a estas conclusiones se llegará una vez se lleve a cabo todo el debido proceso, por lo cual es de vital importancia estar empapados de la normatividad que rige nuestra actividad económica y cumplir con los requisitos que establece la norma para evitar cualquier tipo de sanción.

Es por ello importante resaltar que las buenas prácticas de manufactura no es solo contar con un carnet de manipulación de alimentos como algunos podrían llegar a creerlo, sino que es el cumplimiento de una serie de lineamientos técnicos que permiten que los alimentos y bebidas que son llevados al consumidor cumplan con los estándares de sanidad y calidad, por lo cual es importante siempre contar con la asesoría adecuada para evitar posibles cierres de los establecimientos y en algunos casos la cancelación o suspensión de los registros sanitarios.

El enlace ha sido copiado al portapapeles.
130
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.
Imagen del Agente del Chat
Karen
Agente en Línea
Chatea ahora