Nuevos retos para la retención de personal en postpandemia

Autor: July Elizabeth Sarmiento Muñoz

Junio 08, 2022
175
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.

En el año 2019, emergió una nueva enfermedad que provocó que el mundo se enfrentara a una emergencia sanitaria por Covid-19, generando la necesidad de adaptarse a las nuevas circunstancias, so pena de decaer durante la agudización de esta. En respuesta los gobiernos expidieron normatividad para abordar la contingencia que han permitido sortear algunas situaciones, sin embargo, es necesario avizorar un futuro post pandemia y prepararse para ello. Un futuro en que los todos los actores se puedan anticipar y afrontar las nuevas realidades dejadas la crisis en todos los ámbitos.

En cuanto a relaciones laborales se habla, la pandemia trasformó de forma radical la interacción entre los empresarios y sus empleados y de cierta forma ha impulsado su transformación digital y su flexibilización, y hace sea necesario prepararse para nuevas emergencias e incluso para convivir con el virus del Covid-19. Por ello, es primordial que las empresas de forma directa aborden los escenarios y modelen sus procesos internos para obedecer a las nuevas dinámicas que han llegado para quedarse, así como, generen estrategias para atraer y retener fuerza de trabajo cada vez más calificada y competitiva.

En este punto, no se puede pasar por alto el teletrabajo, así como las diversas formas de trabajo a distancia, como el trabajo en casa y el remoto, que en algunos casos estaban consideradas por los gobiernos, pero que durante la emergencia sanitaria se impulsaron en gran medida, y hoy son una alternativa viable, por los diversos beneficios que conlleva, como la posibilidad de conciliar de mejor manera trabajo y vida familiar, la descongestión del tráfico urbano, la descontaminación en las grandes ciudades, entre otros.

En diversas encuestas realizadas, entre ellas la de WeWord arrojó que el 82% de los encuestados preferían modelos de trabajo híbridos, es decir, una mezcla entre el trabajo presencial y a distancia; 45% de los encuestados prefieren desarrollar sus actividades 3 días de forma remota y 2 presenciales, mientras que únicamente el 12% prefiere un modelo de 4 días presenciales y 1 en casa (La República, 2022).

Estas nuevas tendencias que se fortalecieron en pandemia han generado que los trabajadores consideren que existen otras formas para desarrollar sus labores, así como la existencia de otros beneficios intrínsecos que van más allá de aspecto meramente económico, como: la posibilidad de reducir tiempos de desplazamiento, tener libertad de acomodar sus horarios de trabajo, poder integrar su vida personal con la laboral lo que incluye una mayor preocupación por su salud física y mental; beneficios que son propios del trabajo a distancia. Pero, han generado nuevas problemáticas al interior de las organizaciones, como: las dificultades en la comunicación interna y generar vínculos de confianza, la falta de preparación del trabajador para estas modalidades y la dificultad en generar espacios de desconexión.

Lo que implica un gran reto para el empresario quien no debe únicamente preocuparse por cumplir con sus obligaciones legales en materia laboral, sino que también crear nuevas estrategias para la retención de personal, concientizándose que no únicamente se deben centrar en brindar mejores condiciones salariales, sino que además debe crear buenas políticas de bienestar y fomentar otras formas de contratación de personal más allá de la presencial, de la mano, de crear estrategias para abordar las nuevas problemáticas que los modelos de trabajo a distancia traen consigo.


El enlace ha sido copiado al portapapeles.
175
Facebook Twitter LinkedIn Google+ Pinterest WhatsApp
Copiar Enlace Tu navegador no soporta copiado automático, por favor selecciona y copia el enlace en la caja de texto, luego pégalo donde necesites.